Una ciencia en pocas palabras

La psicología es la ciencia de la conducta humana normal, es decir, el estudio del comportamiento humano en relación con el entorno que le rodea. El análisis de la conducta humana se realiza atendiendo a cuatro niveles o componentes de respuesta: el nivel motor que se refiere a lo que el individuo hace o dice abiertamente y puede ser detectado por un observador externo; el nivel cognitivo referido, entre otros conceptos, a pensamientos, creencias, esquemas, valores o imágenes en la mente del individuo; el nivel emocional referido a las sensaciones de agrado o desagrado ante una situación; por último, el nivel fisiológico centrado en los cambios biológicos que acompañan o subyacen a la conducta motora, cognitiva y emocional del individuo.

Dentro de la psicología, la psicología clínica se encarga del estudio del comportamiento humano disfuncional. Dentro de la psicología clínica existen diferentes orientaciones teóricas que establecen modos diferentes de abordar y gestionar el proceso terapéutico. La elección de una orientación en psicología clínica es un tema relevante, pues si bien todas tienen el objetivo de resolver los problemas del ser humano, no es menos cierto que difieren sustancialmente en el modo de proceder, la duración del tratamiento y la eficacia que han podido demostrar sus procedimientos. Contar con información y criterios de elección es, por tanto, un derecho de toda persona que decide solicitar un tratamiento psicológico.

nuestrometodo-unaciencia

En la actualidad es un hecho constatado que la orientación en psicología clínica que ha demostrado unos niveles de eficacia sustancialmente más altos que cualquier otra orientación psicológica es la Terapia Cognitivo Conductual (TCC), tanto en el porcentaje de éxito conseguido como en cuanto a la cantidad de problemas y trastornos que puede abordar.

Un tratamiento: Terapia Cognitivo Conductual

La TCC nace en los años sesenta, entre otros factores, debido a la falta de eficacia mostrada por el psicoanálisis (la forma de hacer psicoterapia de la época), pero cobra fuerza y relevancia durante la década de los 70 y 80. Se trata de una forma de psicoterapia que utiliza procedimientos diseñados a partir de la investigación básica, y que somete sus tratamientos a una contrastación experimental continuada, de tal forma, que los procedimientos pueden ser progresivamente depurados hasta conseguir la máxima eficacia.

Al ser sus técnicas producto de la investigación científica y sus procedimientos puestos a prueba a través de una metodología científica, no es raro que se trate de la forma de psicoterapia con mayor aval científico, siendo la orientación más difundida en las universidades más importantes del mundo, y la que mayor investigación clínica está promoviendo. Así mismo sus características la hacen la orientación psicoterapéutica más compatible con otras intervenciones sobre el comportamiento humano (ej. La medicina), formando parte de la mayor parte de intervenciones interdisciplinares que se utilizan en la actualidad en contextos médicos.

nuestrometodo-terapiacognitivo Contar con información y criterios de elección es, por tanto, un derecho de toda persona que decide solicitar un tratamiento psicológico.

Algunas características de la TCC:

Mejora del conocimiento emocional
Foco en la resolución de un problema actual
Medición de resultados
Autodisciplina
Procesamiento inconsciente
Eficacia probada